últimos artículos

últimos comentarios

01 de septiembre de 2017 a las 09:05

9 claves para repensar tu forma de enseñar este curso.

Empieza el nuevo curso escolar y, si nos dedicamos a esto (como maestras, profesores, formadoras, auxiliares de educación,…) no estaría mal que dedicásemos unos minutos a pensar, reflexionar, tomar conciencia acerca de qué queremos hacer con nuestros procesos formativos, de cómo queremos hacerlo y, sobre todo, por qué y para qué queremos hacerlo así, y no de otra manera. Es posible que en ocasiones hayas pedido algo parecido a tus alumnos pero, ¿qué hay de ti? ¿con cuánta frecuencia lo haces?

Estas son mis claves para este año, una especia de hoja de ruta con la que me propongo liderarme estos próximos meses. ¿Y tú? ¿Ya tienes las tuyas?

✔ No se trata de transmitir conocimientos: se trata de conseguir que los alumnos se interesen por ser más competentes (adquiriendo conocimientos, desarrollando sus habilidades) y perciban como significativo el proceso en el que están involucrados.

✔ Así que, ¿qué tal si empezamos con una ración de motivaciones?, ¿verdad que cuando has aprendido algo que te motivaba todo era más sencillo? A nuestros alumnos les pasa lo mismo. Y si, ya sé que tienes una clase de 22 con 2 de necesidades especiales, que te ha tocado dar formación en una empresa con un clima laboral resquebrajado…pero es más sencillo si dedicas tiempo a conectar con sus motivaciones, con dónde están, con a dónde quieren ir. Y además se puede hacer con relativa sencillez.

✔ Puedes evitar las emociones (eso no viene en ninguno de los temas, ¿no?) pero ninguna persona va a aprender de forma significativa si no hay una emoción que le acompañe positivamente hacia el aprendizaje. Prueba a dar cabida a las emociones en tus sesiones formativas y, si no sabes cómo hacerlo, busca ayuda (libros, consultores de formación, otros compañeros,…) Las emociones en los procesos educativos son como el elefante rosa dentro de la sala: todas las personas lo ven pero ninguna habla de ello.

✔ Olvídate: ningún proceso formativo va a tener los mismos efectos en 2 personas distintas. Somos seres únicos y, como tales, organizamos de manera única la información que recibimos. Podemos hacer pruebas de conocimientos, de habilidades, sobre cuestiones fundamentales, pero, mucho más allá de todo eso, cada proceso vivido dentro de las paredes de tu espacio de formación va a dejar una huella distinta en cada persona que haya participado (si, en los que han participado pasivamente también). De esta forma, más amplia, es mucho más sencillo integrar la diversidad en el aula: si todos somos diversos, ninguno es raro

✔ Y si, por favor, hazlo, ponte en los zapatos de los niños y niñas a los que hacemos sentirse especiales (con sus profes especiales, sus materiales especiales,…) y piensa por un momento cómo sería caminar con ellos, encontrarás claves para que puedan hacer su camino como a tí también te gustaría hacerlo. 

✔ No hay feedback negativo ni positivo: sencillamente hay feedback que puedes utilizar para mejorar el diseño y puesta en marcha de tus procesos. Ni todo buenas calificaciones es tan bueno, ni más calificaciones negativas de las esperadas son tan malas. Revisa sistemáticamente lo que haces, lo que consigues, lo que te falta por conseguir, lo que no logras. 15 minutos semanales pueden ser mucho más que suficiente para mejorar sustancialmente tus competencias.

✔ Nunca dejes de aprender, ni de enseñar siendo aprendiz de enseñador. En el momento en el que un maestro deja de lado su rol de aprendiz deja de ser un auténtico maestro.

✔ Pon tu alma (o como quiera que lo etiquetes) en cada acción educativa que pongas en marcha. Nada más necesitado de alma que la educación, un proceso formativo sin alma es como un día de playa sin baño en el mar, como el jamón serrano sin sal. 

✔ Y, por último, lucha a muerte por cada alumno, pero sabiendo que no con todos va a ser posible. No es por ellos, no es por ellas, es por ti, porque no hay almohada más cómoda que la de saber que cada día has hecho todo, todo lo que ha estado en tu mano (y en tu cabeza, y en tu corazón, si no te olvides del corazón)

Deseo de verdad que tengamos un curso increíble, y recuerda, como en todo, lo increíble está en los ojos del que mira.

Gracias de ❤ por leerme, en el próximo más, y probablemente mejor.

Verónica Bermúdez Pérez

Comentarios (0)

Compártelo: Deja tu comentario:
Dpd. Desarrollo de Personas

Avda. de Asturias, s/n. 33720. BOAL ( Asturias).